Portada del sitio > Departamentos > Geografía e Historia > Una mirada romántica a la Escocia del siglo XVIII

Una mirada romántica a la Escocia del siglo XVIII

Jueves 6 de noviembre de 2014, por Pedro

JPEG - 10 KB

En el desordenado viaje por el tiempo y el espacio en que se convierte este año el ciclo “Cine e Historia”, aterrizamos en esta ocasión en la Escocia del siglo XVIII.
No obstante hay un hilo conductor, ya que parece que nos encontremos ante un “Miniciclo Liam Neeson” o “Miniciclo Gaélico” si tenemos como referencia la película anterior (el mismo actor protagonista o el tándem Irlanda-Escocia).

La referencia tampoco es caprichosa (quizá propiciada por la anterior proyección). Aunque aparentemente algo lejano en el tiempo, se convierte en un tema de actualidad en cierta medida, gracias a la reciente celebración del referéndum sobre la independencia de dicho territorio, cuya pertenencia al Reino Unido (Acta de Unión, 1707) tendría lugar aproximadamente en la época en la que se desarrollan los hechos que muestra el largometraje.

En este caso (como en el del largometraje anterior) hablamos de un personaje real, Robert Roy MacGregor que vivió entre 1671 y 1734, aunque envuelto en la leyenda, gracias a una versión novelada coetánea escrita por Daniel Defoe en 1723, pero sobre todo a partir de a la novela del escocés Sir Walter Scott publicada un siglo más tarde, en 1817. En ella se narran de forma bastante cercana a la realidad los hechos que hicieron víctima a esta figura de una estafa que pretendió desahuciarlo a él y a su familia de su hogar (puesto como garantía de un préstamo solicitado) acusándoles de no poder pagar la deuda por culpa de una trama corrupta que robó el dinero con el que MacGregor hubiera satisfecho la cantidad debida). Esta situación se muestra muy bien en el largometraje que irá derivando a una intriga y tensión cada vez más tensas y emocionantes.
Para situar más al personaje en su contexto sociopolítico, hay que añadir que ya a los 18 años, Rob Roy acudió a luchar junto a su padre apoyando la causa de Jacobo Estuardo frente a Guillermo de Orange como hicieron la mayoría de los clanes escoceses. Tras la derrota de la causa “jacobita” la represión fue patente en Escocia. El propio padre de Rob, fue encarcelado durante unos años.

JPEG - 9.1 KB

Otras obras literarias relacionadas con el tema tratado llevadas a la pantalla, son dos novelas clave del también escocés, Robert Louis Stevenson. La primera de ellas, “El señor de Ballantry”, publicada en 1888, situaría la acción unas décadas más tarde de la acción de Rob Roy, tras la derrota escocesa de Culloden (1746). Fue puesta en escena en dos ocasiones: para la gran pantalla en 1953, interpretada por Errol Flynn, y para la televisión en 1984, interpretada por Michael York. Otra obra, “Secuestrado”, publicada en 1886 (traducida en España como “Las aventuras de David Balfour”) interpretada por Brian MacCardie y Armand Assante y producida ni más ni menos que por Francis Ford Coppola en 1995.

Volviendo a la puesta en escena de la historia que nos ocupa, nos encontraríamos en primer lugar con la versión sobre el mismo personaje llevada a cabo en 1953 por la productora Disney.
Así mismo, varias son las obras que muestran referencias o se sitúan en Escocia a lo largo de sucesivas épocas. La más conocida sin lugar a dudas es la épica y espectacular (aunque con varios errores) “Braveheart”. No hay que olvidar dos recientes (e interesantes) “películas de romanos” como son “Centurión” (emitida el curso pasado en “Cine e Historia”) y “La legión del águila”.

Si nos trasladamos a otros periodos o sencillamente, mostrando aspectos folklóricos o vida cotidiana, aparecerían ejemplos muy diversos como el musical “Brigadoon”, “Whiskey a raudales”, “Perros de paja”, “El ojo de la aguja” , “Local Hero” o “Highlander” (traducida esta última en España como “Los inmortales” y protagonizada por el también escocés Sean Connery. Otras cintas más recientes que tendrían a Escocia como telón de fondo serían obras tan diversas como “Transpoitting”, “Stardust”, “The Angel´s Share” (“La Parte de los ángeles”), de Ken Loach, “Brave” o el reciente musical “Sunshine on Leith”, rodada en su mayor parte en Edimburgo.

Finalmente, para centrarnos en el presente largometraje se podría encuadrar dentro de lo que sería el "cine de aventuras" que se retomó con más rigor (ambientación, vestuario, diálogos, banda sonora, fotografía, etc) en los años 90. En este caso la recreación de la Escocia del siglo XVIII es impresionante. A esto ayudan las magistrales presencias de Liam Neeson, Jessica Lange, Tim Roth o John Hurt , dirigidos por Michael Caton-Jones.
Es de destacar la maravillosa presencia de la cantante escocesa Karen Matheson interpretando el tema tradicional en gaélico “Ailein duinn”

P. V.

Aquí va un vídeo para abrir boca.
http://youtu.be/HJMC2keqX_0

Escribe tu comentario

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
  • Conectarse
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


SPIP Theme by The Masterplan